• Alimentación

  • COMPARTIR

Ingredientes dañinos que debes evitar darle a tus hijos

Como madre o padre, deseas lo mejor para tus hijos. Te esfuerzas por brindarles una dieta saludable que apoye su crecimiento y desarrollo. Sin embargo, con tantos alimentos procesados ​​dirigidos a los niños, puede ser difícil navegar por los pasillos del supermercado y elegir alimentos que sean verdaderamente nutritivos. Desafortunadamente, muchos de los alimentos comercializados para niños están llenos de ingredientes dañinos que pueden tener efectos negativos en su salud. A continuación, encontrarás algunos de los ingredientes dañinos más comunes encontrados en los alimentos para niños, y por qué es importante evitarlos. De esta manera, tendrás una mejor comprensión de lo que debes tener en cuenta al elegir alimentos para tus hijos, y cómo tomar decisiones más saludables que apoyen su salud y bienestar a largo plazo.

Colores y sabores artificiales

A menudo, se agregan colores y sabores artificiales a los alimentos para niños para hacerlos más atractivos a la vista y al gusto. Sin embargo, estos aditivos se han relacionado con múltiples riesgos para la salud en los niños y han sido prohibidos en algunos países como Noruega, Austria, Finlandia, Francia, El Reino Unido, Australia y Nueva Zelanda. Algunos de los riesgos potenciales para la salud de dar a tus hijos colores artificiales incluyen:

  • Hiperactividad: varios estudios han relacionado el consumo de colores artificiales con hiperactividad y otros problemas de comportamiento en los niños.
  • Reacciones alérgicas: algunas personas pueden ser alérgicas a ciertos colores artificiales, lo que puede provocar una variedad de síntomas desde picazón leve hasta anafilaxis.
  • Cáncer: algunos estudios en animales han sugerido que ciertos colores artificiales pueden ser cancerígenos, lo que significa que podrían causar cáncer.
  • Problemas de Aprendizaje y memoria: un estudio publicado en la revista Environmental Health Perspectives encontró que la exposición a algunos colorantes artificiales durante el desarrollo puede conducir a alteraciones a largo plazo en el aprendizaje y la memoria.
  • Asma: algunos estudios han sugerido que ciertos colores artificiales pueden exacerbar los síntomas del asma en algunas personas.

Algunos de los colores artificiales más comunes utilizados en los alimentos para niños que debes tener en cuenta son:

  • Rojo 40: este es uno de los colores artificiales más comúnmente utilizados, y se puede encontrar en una amplia variedad de alimentos, incluidos dulces, snacks de frutas y cereales.
  • Amarillo 5: este color artificial se utiliza a menudo en alimentos para picar, dulces e incluso macarrones con queso. Se ha relacionado con hiperactividad en algunos niños.
  • Azul 1: este color artificial se utiliza a menudo en dulces, helados y otros dulces.
  • Verde 3: este color artificial se utiliza a menudo en dulces y productos horneados.
  • Amarillo 6: este color artificial se utiliza comúnmente en alimentos para picar, dulces y productos horneados.

En lugar de depender de aditivos artificiales, los padres pueden elegir alimentos que sean naturalmente coloridos y sabrosos.

Jarabe de maíz con alta fructosa

El jarabe de maíz con alta fructosa es un tipo de edulcorante que se encuentra comúnmente en alimentos procesados, incluyendo muchos snacks para niños, tales como:

  • Refrescos
  • Caramelos
  • Productos de panadería
  • Cereales para el desayuno
  • Condimentos y salsas
  • Snacks procesados (papas fritas, galletas, aderezos, ketchup, etc.),
  • Frutas y verduras enlatadas.

Este ingrediente se ha relacionado con la obesidad, la diabetes tipo 2, el daño hepático, la caries dental y las enfermedades cardiovasculares. En lugar de dar a los niños alimentos con jarabe de maíz con alta fructosa, los padres pueden elegir edulcorantes naturales como la miel, el jarabe de arce o la fruta.

Grasas trans

Las grasas trans son un tipo de grasa insaturada que a menudo se usan en alimentos procesados para mejorar su textura, sabor y vida útil. Sin embargo, su consumo se ha relacionado con varios problemas de salud, especialmente enfermedades cardiovasculares. Las grasas trans son un tipo de grasa poco saludable que se encuentran comúnmente en alimentos procesados, incluyendo muchos tipos de bocadillos y productos de panadería como:

  • Alimentos fritos
  • Productos de panadería (pasteles, pasteles y galletas)
  • Margarina y manteca vegetal
  • Bocadillos procesados (patatas fritas y galletas)
  • Alimentos congelados (pizzas, tartas y productos de panadería)

Estas grasas pueden aumentar los niveles de colesterol y aumentar el riesgo de enfermedades cardíacas. Los padres deben buscar alimentos que no contengan grasas trans, como cereales integrales, frutas y verduras.

Sodio

A pesar que el sodio es un nutriente importante que desempeña un papel en muchas funciones corporales, consumir demasiado puede ser perjudicial para la salud de tu hijo. Los alimentos ricos en sodio pueden causar varios problemas de salud, como presión arterial alta, problemas renales, deshidratación, obesidad y problemas cognitivos. Muchos alimentos para niños ricos en sodio incluyen:

  • Carnes procesadas (embutidos, perros calientes, tocino, etc.)
  • Alimentos enlatados (sopas, verduras o frijoles enlatados)
  • Bocadillos como chips
  • Comida rápida (pizza, burritos, hamburguesas, papas fritas, etc.)
  • Algunos quesos
  • Condimentos (ketchup, mostaza, salsa de soja, etc.)

¿Cuánto sodio puede consumir mi hijo?

Según la Asociación Americana del Corazón (AHA), los niños de entre 1 a  3 años de edad no deben consumir más de 1.000 miligramos (mg) de sodio al día. Los niños entre 4 a 8 años deben consumir no más de 1.200 mg al día, los niños entre 9 a 13 años deben consumir no más de 1.500 mg al día. Para los adolescentes entre 14 a 18 años, la ingesta diaria recomendada de sodio es de 1.500 a 2.300 mg al día, dependiendo de su edad y sexo. Para los adultos mayores de 19 años, la AHA recomienda consumir no más de 2.300 mg de sodio al día e idealmente apuntar a una ingesta de no más de 1.500 mg al día.

Es importante tener en cuenta que muchos niños están consumiendo más sodio del recomendado, a menudo debido a una dieta alta en alimentos procesados y rápidos. Los padres deben buscar opciones bajas en sodio al elegir alimentos para sus hijos, como frutas y verduras frescas, granos enteros y proteínas magras y evitar alimentos procesados y rápidos que sean altos en sodio. Alentar a los niños a beber suficiente agua y limitar su ingesta de bebidas azucaradas también puede ayudar a reducir la ingesta de sodio.

Conservantes y Aditivos

Los conservantes se agregan a menudo a los alimentos para niños para aumentar su vida útil y prevenir el deterioro. Sin embargo, muchos conservantes se han relacionado con problemas de salud como el asma, reacciones alérgicas e hiperactividad. Los padres pueden elegir alimentos frescos y enteros en lugar de alimentos procesados para evitar estos aditivos dañinos. Algunos conservantes comúnmente encontrados en los alimentos para niños que deben evitarse son:

  • Nitrito de sodio: comúnmente utilizado en carnes procesadas como hot dogs y tocino. Se ha relacionado con un mayor riesgo de cáncer, especialmente cáncer colorrectal.
  • BHA y BHT: antioxidantes sintéticos utilizados en cereales, chicle y alimentos para bocadillos. Se han relacionado con el cáncer y también pueden afectar los niveles hormonales y causar cambios de comportamiento en los niños.
  • TBHQ: un conservante utilizado en galletas saladas, papas fritas y comida rápida. Se ha relacionado con náuseas, vómitos y zumbidos en los oídos. Altas dosis pueden provocar delirios, convulsiones e incluso la muerte.
  • Galato de propilo: comúnmente utilizado en productos horneados, chicle y carnes procesadas. Se ha relacionado con el cáncer y también se ha demostrado que causa reacciones alérgicas en algunas personas.
  • Benzoato de sodio: un conservante que se encuentra en refrescos, jugos de frutas y condimentos. Puede causar hiperactividad y también puede provocar daño celular y cambios en el ADN.
  • Bromato de potasio: un conservante que se encuentra en pan y otros productos horneados. Se ha relacionado con el cáncer y está prohibido en muchos países como la Unión Europea, Canadá, Nigeria, Brasil y China.
  • Propionato de calcio: un conservante utilizado en pan y otros productos horneados para prevenir el crecimiento de moho. Puede causar migrañas, problemas digestivos e hiperactividad en los niños.
  • Sulfitos: utilizados para preservar frutas secas, vino y algunos productos horneados. Pueden causar reacciones alérgicas, especialmente en personas con asma.

Si deseas reducir la exposición de tu hijo a estos aditivos dañinos, es mejor enfocarse en servir alimentos mínimamente procesados, como frutas, verduras, granos enteros, proteínas magras y grasas saludables, y limitar el consumo de alimentos altamente procesados, que son más propensos a contener aditivos y conservantes.

Algunos consejos útiles:

  1. Lee las etiquetas de los alimentos cuidadosamente: Busca alimentos con listas de ingredientes simples y evita aquellos con largas listas de aditivos y conservantes.
  2. Elige orgánico: Los alimentos orgánicos se producen sin el uso de pesticidas y fertilizantes sintéticos, que pueden dejar residuos dañinos en los alimentos.
  3. Cocina en casa: Preparar comidas en casa te permite controlar los ingredientes que van en la comida de tu hijo.
  4. Limita los alimentos procesados: Los alimentos altamente procesados, como la comida rápida, los alimentos tipo snacks y las bebidas azucaradas, son más propensos a contener aditivos y conservantes.
  5. Educa a tu hijo: Enséñale a tu hijo sobre la importancia de una alimentación saludable y anímalo a tomar decisiones saludables al seleccionar su propia comida.

Queremos hacer todo lo posible para garantizar que nuestros hijos estén saludables y prosperando. Esto incluye prestar atención a lo que comen y minimizar su exposición a aditivos y químicos dañinos comúnmente encontrados en alimentos procesados. Al enfocarnos en una dieta equilibrada y basada en alimentos integrales, podemos proporcionar a nuestros hijos los nutrientes que necesitan para crecer y desarrollarse mientras minimizamos su exposición a ingredientes potencialmente dañinos.

Si encuentras difícil planificar y preparar comidas saludables para tus hijos en tu vida diaria, Little Lunches está aquí para ayudarte. Nuestra aplicación móvil te quita el estrés de la planificación de comidas al proporcionar planes de comidas personalizados para tus hijos que toda la familia puede disfrutar. Con Little Lunches, los padres no tienen que preocuparse por aditivos o conservantes: nosotros pensamos, planificamos y hacemos la lista de compras para ti. Entonces, si buscas una forma fácil y conveniente de proporcionar a tu hijo comidas saludables y deliciosas, prueba Little Lunches. La salud y el bienestar de tu hijo lo vale.

 

Recursos: 

Bansal, R., Kim, H.R., & Suh, J.H. (2013). Differential effects of two synthetic food colors on learning and memory function. Environmental Health Perspectives, 121(6), 707-714. doi: 10.1289/ehp.1205704

American Heart Association. (2021). Sodium and kids. Retrieved from https://www.heart.org/en/healthy-living/healthy-eating/eat-smart/sodium/sodium-and-kids

Council on Environmental Health, Blaisdell CJ, Goodman M, et al. Food additives and child health. Pediatrics. 2018;142(2):e20181408. doi:10.1542/peds.2018-1408

 

hace 9 meses